Author Archives: adminphe

  • 0
Embrague

¿Cómo funciona el embrague de un automóvil?

Aunque lo uses a diario y muchas veces por kilómetro recorrido, a lo mejor no te has parado nunca a pensar de qué manera actúa en el conjunto del automóvil. Es por ello que hoy vamos a explicar cómo funciona el embrague de un auto manual.

Cuando arrancas el motor, este gira al ralentí a unas 1000 RPM. Pero para que el par pase por la transmisión hacia las ruedas motrices, algo tiene que ‘conectar’ bloque y transmisión, esto no se hace de forma permanente (porque si no, las ruedas se moverían todo el rato o el motor se calaría en cuanto frenaras). Ese elemento de que conecta ambos elementos es el embrague.

Cuando estás en punto muerto, el motor gira ‘libre’ y el vehículo no se mueve por más que lo aceleres. Por eso, cuando engranas la primera y levantas un poco el pie izquierdo, el embrague acopla la caja de cambios con ese piñón y se transmite el movimiento del cigüeñal a las ruedas. Pero claro, como la primera se queda corta enseguida y hay que usar el resto de relaciones (segunda, tercera, cuarta, quinta…) a medida que necesitas menos potencia y más velocidad, entre una y otra se pisa el embrague para desembragar, es decir, para ‘desconectar’ puntualmente el conjunto y poder seleccionar durante breves instantes las distintas marchas antes de embragar de nuevo (levantar el pedal). Por eso hay que pisar el pedal izquierdo tanto al subir relaciones como al reducir.

 

Los automóviles utilizan un embrague a fricción que funciona por medio de líquido (hidráulico) o lo que es más común, mediante un cable. Un ‘plato de presión’ atornillado al volante motor ejerce fuerza constante por medio de un resorte de diafragma sobre el plato de transmisión. Muchos vehículos antiguos tienen una serie de resortes reguladores en la parte posterior del plato de presión, en vez de un resorte de diafragma.

El plato de transmisión (o fricción) funciona en un eje de entrada acanalado, a través del cual la potencia se transmite a la caja de cambios. El plato tiene forros de fricción, similares a los forros del freno, sobre sus dos caras. Esto permite que la transmisión funcione sin problemas cuando el embrague está accionado.

embrague detalles

Así se acciona el embrague desde el pedal izquierdo.

Cuando se ‘desacciona’ el embrague (se suelta el pedal), un brazo empuja otro elemento contra el centro del resorte de diafragma, el cual libera la presión de sujeción. La parte externa del plato de presión, que tiene una gran superficie de fricción, ya no sujeta al plato de transmisión con el volante motor, por lo que la transmisión de la potencia se interrumpe y se puede engranar otra marcha.

Detalle del embrague acoplado.

embrague acoplado

Así se muestra el embrague desacomplado.

embrague desacoplado

En un embrague hidráulico, la presión sobre el pedal izquierdo activa un pistón en un cilindro maestro, que transmite la fuerza a través de un conducto lleno de líquido a un cilindro auxiliar montado en la carcasa del embrague. El pistón del cilindro auxiliar se conecta al ‘brazo de liberación’ del embrague.

Partes del embrague

El embrague moderno tiene cuatro componentes principales: el plato de cubierta (que incorpora un resorte de diafragma), el plato de presión, el plato de transmisión y el collarín.

El plato de cubierta se atornilla al volante motor y el plato de presión ejerce presión sobre el plato de transmisión a través del resorte de diafragma o, en carros antiguos, por medio de resortes reguladores.

El plato de transmisión funciona en un eje entre el plato de presión y el volante motor. Este se encuentra enfrentado a cada lado, con un material de fricción que sujeta el plato de presión y al volante motor cuando está totalmente acoplado. Puede deslizarse por una cantidad controlada cuando el pedal del embrague se suelta parcialmente, lo que permite que la transmisión funcione también. Es lo que se conoce como ‘medio embrague‘.

El collarín es empujado con fuerza contra el resorte de diafragma, tanto de forma hidráulica como por un cable y una palanca, liberando la carga del resorte para interrumpir la transmisión de energía.

Fuentewww.comofuncionaunauto.com


  • 0
amortiguadores

Cada cuanto debes hacerle mantenimiento a los amortiguadores

Category : Ayuda para tu carro

Los amortiguadores no sólo proporcionan confort en la conducción, sino que también representan una garantía de seguridad, estos ayudan a controlar el vehículo, especialmente a altas velocidades y en situaciones de riesgo. Es por esto que es uno de los tres componentes esenciales del llamado “Triángulo de la seguridad”, junto a los cauchos y los frenos.

Cada mecánico tiene una teoría distinta de cuando se deben cambiar los amortiguadores del auto, por lo tanto todos nos preguntamos cuando es el momento exacto.  Cada auto tiene características propias y son fabricados de materiales distintos es por eso que cada tipo de auto tiene distintas condiciones de uso, transita por distintas vías y los manejan distintos tipos de conductores. Por lo que podemos decir que no existe un momento exacto para el reemplazo.

Para ayudar un poco a saber cuándo debemos cambiarlos, existen maquinas especiales para verificar su buen funcionamiento y está comprobado que en la mayoría de los casos ofrecen su rendimiento óptimo hasta los 30 mil kilómetros, después van perdiendo rendimiento poco a poco y podemos decir que los 60 mil kilómetros es su límite. Por lo que máximo deberían durar 70 mil kilómetros.

Es difícil saber si los amortiguadores están malos cuando las condiciones de manejo son óptimas. La mejor forma de comprobar el estado de un amortiguador es llevarlo a un experto en suspensión. Otra manera de darnos cuenta si están dañados es revisando el desgaste de los cauchos, si estas se están desgastando en forma dispareja ya es hora de cambiarlos.

Si vas en un camino recto y sientes rebote o inestabilidad en el camino, esto se debe a que hay falta de control del resorte, provocando una oscilación descontrolada como el cabeceo del vehículo. Si vas en curvas y percibes bamboleo y la otra forma de darte cuenta es la inclinación excesiva del frente del vehículo cuando se frena, provocando además que el sistema ABS no entre en funcionamiento, bloqueando las llantas e incrementando la distancia de frenado.

A medida que ellos van perdiendo facultad el conductor se va acostumbrando a esto, por tal motivo no nota la diferencia mientras transcurre el tiempo. Solo al cambiarlos notará la diferencia. Si no cambiamos los amortiguadores en el momento recomendado lo más probable es que otras piezas del auto sufran mayor desgaste como el tren motriz.

Es muy importante que a la hora de cambiar los amortiguadores se cambien al menos los dos del mismo eje ya que de lo contrario se vería afectada la estabilidad.


  • 0
preparar el carro

Cómo preparar el vehículo antes de viajar

Category : Ayuda para tu carro

Para mayor seguridad y confianza en su vehículo es necesario revisarlo de manera periódica y así evitar sorpresas y lograr mantenerlo en buen estado.

Sin embargo al momento de realizar un viaje a larga distancia es muy importante profundizar la inspección de su vehículo. De no poder hacerlo, por lo menos hay unos puntos críticos que no puede dejar de pasar por alto, algunos aspectos básicos te los mencionamos a continuación:

  • Los cauchos serán uno de los elementos a los que mayor atención deberás prestar. Para ello, deberás comprobar que la presión sea la correcta (siempre deberá chequearse con el auto parado y en frío), así como también revisar que el desgaste no sea excesivo.

  • Comprobar el estado de las suspensiones, fijaciones del tubo de escape, fuelles protectores de homocinéticas y rótulas, así como la correa del alternador y la bomba de agua.

  • Revisar los niveles de los siguientes líquidos:

  1. Aceite del motor: Hay que comprobar el nivel con la varilla indicadora. Con un trapo, hacer la operación con el auto nivelado y el motor frío. Nunca ha de estar por debajo del mínimo. Si es necesario agregar hasta completar sin llegar al máximo.
  2. Batería: Hay que verificar los niveles de los vasos de la batería y añadirle agua destilada si el líquido no cubre totalmente las placas. Los bornes de contacto deben estar limpios, protegidos con vaselina o grasa y bien atornillados. Hay baterías que no necesitan mantenimiento en lo referente a la verificación del nivel de líquido electrolito.
  3. Refrigeración: Comprobar el nivel del líquido del sistema de refrigeración observando el vaso de expansión o recuperación con el motor frío. El nivel ha de estar entre el mínimo y el máximo que siempre está indicado en el vaso; nunca debe llenarse del todo. Si el viaje es muy largo es muy recomendable llevar una botella con líquido refrigerante.
  4. Líquido de frenos: También tiene indicado sobre el depósito un nivel de mínimo y máximo, debe estar casi al máximo.
  5. Nivel del lubricante de la caja de cambios y también del diferencial si el auto posee uno. Estos controles deben realizarse en un taller especializado.
  • La correa de Distribución es un elemento vital del motor, debe ser reemplazada cuando se cumpla el tiempo o el kilometraje especificado por el fabricante, lo que ocurra primero.

  • Si existe la posibilidad de tener que viajar de noche es importante verificar el alineado de las luces de los faros y corregirlo si es necesario.

  • Si el programa de mantenimiento del  auto (indicado dentro del manual y provisto por el fabricante) indica que un componente del vehículo debe sustituirse, revisarse o ajustarse al cumplir un kilometraje que se llegará durante la travesía, deberá ser sustituido, revisado o ajustado antes de partir de viaje.

  • Adicionalmente es recomendable revisar el filtro del aire, si está sucio aumentará el consumo de gasolina del auto y en un viaje largo la diferencia puede ser mayor al valor del filtro.


  • 0
car google

El automóvil autónomo de Google

¿Eléctricos o de gasolina? Aunque el debate sobre el tipo de energía que utilizarán los vehículos del futuro sigue sobre la mesa, la tecnología ha conseguido que esa no sea la única duda sobre los autos que vendrán. Un ejemplo claro de las posibilidades de los automóviles es el anuncio de Google que está trabajando en un auto que podría revolucionar el mundo de la automoción.

 No tiene ni pedales, ni marchas, ni volante. El carro prototipo diseñado por Google parece pura ciencia ficción, sin embargo es completamente viable. El automóvil solo dispone de un botón de encendido y una pantalla que mostrará la ruta que seguirá de principio a fin. Su velocidad máxima, según lo anunciado por la compañía, será de unos 40 km/h y los sensores con los que está equipado determinarán tanto la posición del vehículo como la cercanía de otros autos y personas. Analizando todas estas señales el coche será capaz de moverse de manera segura y autónoma durante unos 160 kilómetros, la autonomía actual del Google Car.

 ¿Cómo nació la idea? No es la primera vez que Google se mueve en el mundo de la automoción. De hecho ya se habían realizado pruebas con otros vehículos de serie para recorrer ciertas distancias sin necesidad de conductor. Pero este proyecto es mucho más ambicioso, pues es la propia marca la que fabricará los vehículos. Como explicaba director del proyecto, Chris Urmson, “fue muy estimulante partir de una hoja en blanco y preguntarse: ¿Qué debería ser diferente para este tipo de vehículos?”.

 Sin embargo desde Google van con pies de plomo respecto al lanzamiento del coche. Como apuntó el propio Urmson, “queremos que sea cuanto antes. Primero, en California. Ampliaremos el programa piloto a más personas, primero en los próximos tres meses y después a finales de año. Somos optimistas, pero no queremos precipitarnos”.

 Y es que hasta el propio Sergey Brin, uno de los fundadores de Google se mostraba muy ilusionado con el proyecto. “La razón por la que estoy tan entusiasmado sobre estos prototipos y el proyecto de vehículo autónomo en general es que tenemos la posibilidad de cambiar el mundo que nos rodea” explicaba.


  • 0
aceite-multigrado

Funcionamiento del aceite multigrado para Motor

Objetivo de un aceite Multigrado:

Los aceites multigrados llegaron a los motores desde los años 1950. Un aceite multigrado es un lubricante diseñado originalmente para trabajar en aplicaciones donde los cambios de temperatura son considerables. Por ejemplo en algunas regiones del hemisferio norte las temperaturas son de -40°C en el invierno y de 40°C en el verano. Sin embargo, esto no significa que los lubricantes multigrados no puedan ser utilizados en lugares en donde los cambios de temperatura no son tan dramáticos. En la actualidad, los aceites monogrados (un solo grado: SAE 40 por ejemplo) son cada vez menos comunes y han sido desplazados por los multigrados paulatinamente en todo el mundo. Los aceites monogrados se utilizan aún en aplicaciones como motores de competencia, equipo industrial que opera 100% en aplicaciones de alta temperatura y condiciones especiales de diseño de ciertos motores que no permiten el uso de un multigrado.

Para el caso de un aceite 15W 40, mucha gente asume que el 15W es el grado del aceite para bajas temperaturas y el 40 el grado para altas temperaturas, aunque hay cierta lógica en ello, también hay grandes diferencias. Si esto fuera cierto, un aceite 15W 40 sería grado 15 en baja temperatura y 40 en alta temperatura. Eso significa que este aceite “engrosaría” con el cambio de la temperatura, lo cual no es cierto. La realidad es que el aceite 15W 40 es más grueso en bajas temperaturas que en altas temperaturas (como ocurre también con los aceites monogrados).

El número 15W realmente se refiere a la facilidad con la que el aceite puede ser “bombeado” en bajas temperaturas, mientras más bajo sea el número “W”, mejores serán sus propiedades de baja viscosidad y el motor podrá ser arrancado a muy bajas temperaturas. La “W” significa “Winter” – Invierno en Inglés. Ese es el real significado del primer número “Facilidad de arranque en bajas temperaturas” – equivalente al término “Startability” en Inglés.

El segundo término es el grado de viscosidad real del aceite a la temperatura de operación del motor y es determinado por la viscosidad cinemática del aceite a 100°C. Una vez que el motor arrancó y se ha calentado, el aceite trabaja como un grado SAE 40, esto es; la viscosidad con la que se protege al motor la mayor parte del tiempo. La gran ventaja de los aceites multigrados es su gran flexibilidad para proteger al motor en el arranque, con una viscosidad baja y que permite que el aceite llegue muy rápido a las partes del motor, para protegerlo contra el desgaste y posteriormente que sostenga una viscosidad correcta para el tiempo que opera en condiciones “normales” de temperatura que son reguladas por el sistema de refrigeración (enfriamiento) del motor.

multigrado